Ir al contenido principal

Eco es un programa de lavadora

Hace poquitico un compañero me comenta que quiere construirse un huerto urbano automático y computerizado que adapta el riego según la temporada y variedad de vegetación, con el tal de optimizar y ahorrar hasta 90% de agua.

Todo en el nombre de lo "eco".

¿A qué "eco" nos referimos? La palabra se desgastó por ponerse tan de moda y parece que últimamente tiene poco que ver con el "ecologismo" como cuidado de la naturaleza, sino más bien se parece a "eco" como un programa de lavadora. En esta acepción juega entre "eco-logía" y "eco-nomía", pero más que todo, a cuidado de la economía del productor, ya que con la promesa de gastar menos dinero en el agua y electricidad pagamos más por la lavadora misma y además, esta visión nos lleva a la pulsión de comprar una nueva lavadora cada 3 años, aunque la vieja todavía funciona bien.

Y quizás en un año o dos con el ahorro en factura llegaremos a equilibrar la inversión inicial, pero a nivel del medioambiente ni un año ni diez quizás no alcanzan. ¿Cuánto impacto medioambiental ha costado la extracción de minerales, la fabricación de piezas, el transporte y ensamblaje y sin olvidarnos: la gestión del desecho a final de su vida? Por no decir que a diferencia con el contenido del bolsillo, en la naturaleza ciertas cosas son irreversibles, un animal que se ha muerto porqué le hemos quitado su hogar no renacerá.

Entonces cuando nos pensamos muy "eco" porque nuestro deporte preferido es el ciclismo de montaña, cuando vamos con una bici nueva a toda ostia por un barranco disfrutando del aire puro, preguntémonos cuanto aire puro menos hay por producir nuestra bici.

Y hay una cosa más que me preocupa en la última moda de deportes en la naturaleza, y no me refiero a la molestia que causan las ruidosas y malolientes hordas humanas a otras especies. Suele ser, aunque no siempre, que cuando hacemos deportes, estamos centrados en nosotros mismos, en nuestro placer y esfuerzo. La naturaleza se convierte entonces en un "recurso" más a nuestra disposición, todo de acuerdo con el eje de la dominación humana. Sin embargo, hay otra manera de estar, y me refiero a "estar con", a sentirse como una invitada en el hogar de un amigo o de nuestra abuela, serenamente observar y aprender, quitándose la vena de la omnipotencia y omnipresencia. Porque si el deporte va de sudar y superarse a si mismo, más vale una bici reutilizada o pies propios que una bicicleta high-tech medio eléctrica.

Así que la siguiente vez que escuchemos "eco", preguntémonos si realmente de refiere a la oikos-logia, "ciencia del hogar", o si más bien se refiere a un programa de lavadora dirigido al lavado de cerebro, cara y alma.